Sobreestimulación en bebés. Consecuencias.

¿Sabías que si le intentas enseñar algo a tu bebé antes de tiempo puede existir cierto peligro de que esos conocimientos presenten lagunas y afecten a su desarrollo posterior?Esto es lo que se conoce como sobreestimulación en bebés y ahora conoceremos más sobre sus consecuencias.

Hola papitos y mamitas de cosasparabebebes.co, soy Yolanda Borges del equipo de comunicaciones y redes sociales y en este momento quiero completar el primer ciclo de publicaciones dedicados a la estimulación temprana para bebés.

Y para cumplir con nuestro objetivo intentaremos por hablar de sobreestimulación en bebés. Tema que surgió por la pregunta de un seguidor en nuestra red de Instagram que indicaba: ¿cómo saber si estoy estimulando en exceso a mi bebé?

Y qué mejor forma para saberlo que consultar lo que dicen los expertos sobreestimulación en bebés.

Entonces empecemos.

Consultando en el libro: «Estimulación temprana. Guía de actividades para niños de hasta dos años» de Lilian Stein nos recomiendan entender la estimulación para bebés desde la siguiente perspectiva:

-50%
ENVÍO GRATIS
-49%
-46%
-38%
-29%
-42%

Temprana si, precoz no

Los estímulos oportunos en el tiempo, favorecen el aprendizaje y el desarrollo de las capacidades del niño. Pero se trata de una incorporación de habilidades temprana y no precoz. Esta última, que no es de ninguna manera conveniente, tiene lugar antes de que la capacidad natural del niño esté lo suficientemente desarrollada.

En esos casos, cuando al pequeño se le intenta hacer aprender algo antes de tiempo, sin que sus circuitos neuronales estén lo suficientemente desarrollados, puede existir un cierto peligro de que esos conocimientos presenten lagunas y afecten a su desarrollo posterior.

Quienes gustan investigar sobre estos temas, notarán que todo lo que existe sobre estimulación temprana para bebés se encuentra divididos de acuerdo a las diversas edades: pues no necesita el mismo tipo de estimulación un bebé recién nacido que otro de seis meses.

Cada niño debe cubrir las etapas lógicas de aprendizaje que le marca la naturaleza y no debe ser forzado nunca a hacer algo para lo que no está preparado.

Si desde que es bebé se le estimula adecuadamente quizá llegue a hablar o caminar o a leer antes que otros niños. Pero no porque se le fuerce a hacerlo, sino porque ha desarrollado mejor los mecanismos y las estructuras para conseguirlos.

Una familia como la tuya o la mía

Imaginemos el siguiente escenario. Carlos y María llegan a casa con sus gemelos recién nacidos.Están orgullosos, felices, enamorados y entusiasmados por verles crecer.

Y de igual manera se sienten los abuelos, las tías y tíos, las sobrinas, las compañeras del trabajo, las vecinas más cercanas. Y todos, en su afán de dar el mejor consejo de crianza y estimulación, les envían a estos nuevos papás artículos, videos, consejos, entrevistas y ejercicios sobre estimulación temprana para bebés.

No obstante la cantidad de información que Carlos y María ya están recibiendo, ambos consideran importante seguir investigando y comparar lo que leen con lo que se publica en internet.

Sin considerar que en Internet no todo es cierto, o falso.Si quisieran un consejo al respecto les dire: todo lo que encuentren en internet debe ser leído con lupa.

¿Entonces que ocurre? Comienzan a surgir dudas, miedos e inseguridades en nuestros papás. Quienes en vez de disfrutar del crecimiento natural de sus hijos, se dan a la tarea de ejercer presión para que sus bebés den muestras de evolución y sean capaces de hacer lo que supuestamente hacen otros niños de su misma edad.

Aquí es cuando exponemos a nuestros bebés a aprendizajes forzados y estímulos que en vez de fortalecerlos, posiblemente los estén sobreestimulando.

Sobreestimulación en bebés y sus peligros.

Sobreestimulación en bebés, ¿cómo podemos detectar si somos papás sobreestimuladores?

Para Lilian Stein, autora de «Estimulación temprana. Guía de actividades para niños de hasta dos años», los seres humanos cada vez nos encontramos más asediados por un entorno social muy exigente y veloz.

Situación que genera en muchos padres sentimientos de angustia porque su hijo no alcanza determinados logros. Pero en realidad se trata de metas que responden más a una expectativa de la sociedad que a las necesidades de desarrollo del niño.

Frente a esa situación, los padres sobrecargan de estímulos al pequeño generándole una exigencia que no puede cumplir. Y tenemos que tener ¡cuidado con esa actitud!

No por recibir una sobrecarga de estímulos un niño va a ser más inteligente. Por el contrario, muchas veces esa exigencia le genera inseguridades y, como consecuencia de ello, aparece la dependencia. Por eso es importante acompañar, primero al bebé y luego al niño, en su desarrollo respetando sus tiempos.

Recordemos que lo que queremos es evitar generarle consecuencias a partir de la sobreestimulación al bebé.

De esa forma, se promoverá su crecimiento en un ambiente que respete sus particularidades para así diferenciarse como un ser independiente y no como una extensión del deseo de sus padres.

Entonces, ¿qué consecuencias puede tener la sobreestimulación?

Los niños que son sobreestimulados pueden presentar hiperactividad, dispersión o desarrollar otros trastornos de conducta bastante importantes. Por eso repetimos: se debe acompañar y estimular al pequeño, respetando siempre sus propios deseos.

Para aprender más sobre este tema, veamos los consejos que ofrece Cecilia Rodríguez del Portal de educación infantil y primaria EducaPeques:

  • La tendencia a tener la mente ocupada constantemente en algo.
  • No hay cabida al aburrimiento, ya que siempre estamos ocupados en algo.
  • Tampoco hay paciencia.
  • Creamos tensión, estrés y ansiedad contraproducentes para el desarrollo.

Consejos para evitar la sobreestimulación

Según el portal EducaPeques,estimular sin sobrecargar es la clave. La idea es intentar crear un equilibrio que favorezca el desarrollo sano.Para lograrlo:

  • Respeta los ritmos de cada niño. Podemos favorecer la estimulación, pero teniendo en cuenta que el cerebro de cada uno madura siguiendo un ritmo en particular.
  • Aprovecha los momentos en que el niño esté en predisposición de aprendero ser estimulado.
  • Deja tiempo para que se aburran, para que tengan paciencia. Recuerda que cuando hacemos esto también estimulamos su cerebro, le enseñamos a relajarse.
  • No ocupes todo su tiempo con actividades, deja que se aburran y que aprendan a entretenerse solos, que no necesiten esa estimulación.
  • Procura estimular con actividades tranquilas, como leer o dibujar. Evita pantallas o actividades que puedan sobreestimularlos, con demasiados estímulos visuales y auditivos.

De esta manera damos por finalizado el ciclo dedicado a la estimulación temprana para bebés. Esperamos desde cosasparabebes.co que les sea muy útil, entretenido y educativo.

¿Quieres conocer nuestros juguetes de estimulación temprana para los bebés? Entonces entra a nuestra tienda en línea y enamórate con nuestros productos.

Comenta, comparte tus experiencias con la estimulación temprana. O cuéntanos como te fue probando nuestros hermosos y prácticos juguetes de estimulación.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.