Cansada de ser mamá

Carta de una mujer cansada a la madre de mi bebé: el viaje de la mayoría de las mujeres cansadas de ser mamá.

¡Hola! Que gusto volver a este espacio tan nuestro y único. Este es el blog de cosasparabebes.co y desde ahora mismo queremos que te sientas como en casa y en paz. Esta nueva sección que creamos dedicadas a las mamitas colombianas, será un espacio libre de llantos, gritos y pañales por cambiar.Este es un espacio sagrado donde eres libre de sentirte cansada de ser mamá.

Y para comenzar queremos regalarte esta preciosa carta escrita por una mamá real, tan cansada y agotada, adolorida y estresada como tal vez te sientas ahora. La verdad es que en nos encantó su perspectiva, porque a través de las palabras de esta valiente mamita queremos decir: «Te entendemos».

Sabemos que traer al mundo a tu bebé ha sido un regalo hermoso para tu vida, pero también un cambio único que alteró todo tu ser. Así que ponte cómoda y disfruta. Este es un regalo para ti.

Así comenzamos.

De una mujer cansada a la madre de mi bebé: el viaje de la mayoría de las mujeres.

Discúlpenme si me excedo con mis emociones. Aquí, estoy compartiendo algunas de mis experiencias prácticas y los altibajos de mi viaje de ser una mujer cansada y exhausta. Y no justamente la mamá que había soñado ser.

El nacimiento de mi bebé cambió mi vida para siempre. Y es que entrar en la maternidad te afecta física, mental y emocionalmente. Porque vienes acostumbrada a una vida independiente y de repente tienes a alguien tan pequeño, que depende totalmente de ti para mantenerse con vida.

Cuando mi hijo comenzó a crecer en mi barriga, mi amor por él siguió creciendo día a día. Pero desde el primer momento en que lo tuve reposando sobre mi pecho en esa sala de parto, supe que lo amaría hasta la luna y de regreso. Y que incluso haría cualquier cosa y todo por él.

Sin embargo, esta fue una sensación de película que me llamó la atención en esos momentos iniciales de ser madre por primera vez. La realidad era un poco diferente a mis fantasiosos pensamientos de maternidad, y me costó mucho no saber en qué nos metía: tanto a mí, como a mi bebé. De hecho, todo lo que había esperado evitar teniendo un embarazo saludable, estaba frente a mí y no me sentía totalmente preparada.

-21%

SLEEPING PANDA

Entrega 3 días hábiles
$75,900
Tienda:  Babymalu
0 de 5
-18%
-21%

SLEEPING CONEJO

Entrega 3 días hábiles
$75,900
Tienda:  Babymalu
0 de 5
-20%

NIDO O COLECHO

Entrega 1 a 3 días hábiles
$120,000
Tienda:  Babymalu
0 de 5
-21%
-30%
ENVÍO GRATIS

Antes de comenzar, permítanme enfatizar que se necesita mucho coraje para aceptar algo de la forma en que yo lo hice, en un mundo donde presumiblemente convertirse en madre te convierte en una diosa productora de leche.

E incluso, las personas a tu alrededor no esperan que tengas autonomía ni cordura, y mucho menos lograr tus deseos.Es como si antes de ser mamá, tu como persona no existieras.Y como si ahora que eres mamá fuera tabú la idea de pensar que estás cansada de ser mamá.

En ocasiones es tu cónyuge quien no entiende la necesidad de asegurarse de que la mamá se sienta bien primero, para que pueda cuidar bien al bebé. Cuando la verdad es que en esos momentos, hacer que una madre se sienta bien consigo misma es lo más importante y la única responsabilidad del padre.

Volviendo a mí, tuve un parto normal y eso me dejó con el trauma del parto, algunos puntos internos y externos, y mucho dolor para recuperarme.

En primer lugar no sabía que el parto normal incluía tanto dolor. Entonces, me costó mucho darme cuenta de que se esperaba que me mantuviera erguida (sentada) toda la noche, alimentando y cuidando a un bebé exigente. Aún cuando mis lesiones físicas dificultaban mi estado mental.

Como nueva madre, cuando debes recuperarte del estrés de haber tenido un parto vaginal, no tienes la libertad de descansar; y esto afecta mucho tu estado mental.

La depresión post parto

Existe un término llamado depresión post parto que las personas, especialmente aquellas que se complacen en interrogar a las mujeres en tales situaciones, deben conocer.

La familia y especialmente el cónyuge deben estar bien conscientes, listos y lo suficientemente empáticos para manejar esto. Pero lamentablemente, este no es el caso en muchos hogares. Lo peor y más perturbador que podría un hombre decirle a su esposa sería: «No eres la única mujer que se ha convertido en madre».

¡Espera un segundo, lo estoy haciendo por primera vez, y no puedes esperar que sea una madre maravillosa de inmediato!

Dale amor, ESCÚCHALA antes de juzgar sus intenciones. Ella no está pidiendo tu atención; más bien está pidiendo tu ayuda. Entonces, no la juzgues y AYÚDALA. Quédate ahí para ella porque es natural que se sienta cansada de ser mamá. FIN DEL ASUNTO.

Todos quieren decirte cómo debes sentirte

A menudo, las personas que celebraban la llegada de mi hijo también se encontraban con esta nueva versión de mí misma. Personas que me dijeron: «eso pasará, aprenderás a hacerlo, está bien, mantente fuerte»… y algunos incluso me dijeron: «estas cosas suceden con todas y no hagas gran cosa». Y eso que nunca les llegué a decir que estaba cansada de ser mamá. ¿Te imaginas sus caras de espanto?

Ante esos comentarios me hice de oídos sordos porque pensé que realmente no les importaba saber mis verdaderas luchas. Otras veces, quería gritar fuerte y llorar por esos comentarios. Me sentí impotente la mayor parte del tiempo, y sabía que nadie entendía mi dolor para abordarlo de una manera que podría haber aliviado un poco.

Pero los tiempos han cambiado, y las mujeres como individuos hemos cambiado. Más parece ser que algunas personas nunca aprenderán a respetar a una mujer de la manera que requieren tiempos tan sensibles. Solo lo llamarán como «la mujer necesita atención».

Por suerte, tuve a mi madre a mi rescate. Triste pero cierto, ella era la única persona que no me juzgaba por estar llorosa e irritable.

Hitos de crecimiento

En el primer mes, el bebé no puede ver mucho y necesita a su madre la mayoría de las veces. Esto significa que ser mamá de un recién nacido es un trabajo de 24 horas. Y si no tienes experiencia, imagina un ser vivo pegado a tus senos 24 × 7, despierto o dormido.

Mientras me recuperaba de mis heridas, el trauma del trabajo de parto y los cambios corporales de los últimos 9 meses y esos fuertes dolores de espalda, mi bebé me necesitaba todo el tiempo. Cosas como la succión de comodidad, el tiempo necesario para configurar el suministro de leche, los bebés que no se dan cuenta de las diferencias entre el día y la noche, llorando sin razón (cólicos), conductos lagrimales, resfriados, eructos, gases de bebés y demás, eran completamente nuevos para mí.

Adicionalmente mi hijo nació antes de tiempo (a principios del último trimestre de embarazo), por lo que era relativamente alto pero muy delgado. Por esta razón, requería cuidado y atención adicionales.

De manera que mi mamá se encargó de la ropa de mi bebé (una tarea muy grande) y del resto de las tareas domésticas. Por lo que todo lo que yo estaba haciendo era alimentar a mi bebé y esperar a que durmiera para poder usar el baño.

Y en ese primer mes apenas dormí. Casi no tomé una ducha, casi no comí.De hecho, apenas tenía tiempo para ir al baño sin tener que salir corriendo a calmar a mi hijo. La mayor parte del tiempo me sentía como un zombie, como un cargador de teléfono pero en este caso yo solo era útil para recargar las energías de mi bebé. Y además de eso, a veces la gente solo se sentaba a esperar que yo terminara de alimentarlo y luego saltaban para llevarlo a jugar. Hasta la fecha odio cuando esto pasa. Me duele y me molesta.

Luego llegó el primer mes y en casa celebramos a la espera de nuevos cambios de desarrollo en mi bebé. Pero no tenía idea de que desde el segundo mes en adelante, estaría tan interesada en su popó. Sus pobres movimientos intestinales debido a su sistema digestivo en desarrollo, condujeron a la formación de gases y a su vez, noches de insomnio para los dos.

Si se dormía en mis brazos no podía cambiar la posición porque se despertaba, así que seguí sosteniéndolo durante horas para que pudiera dormir una noche y mis pezones descansaran. Antes de que pudiera darme cuenta de que también debía dormir, el bebé estaba despierto para la próxima comida o para orinar o defecar, lo que finalmente lo hizo tener hambre otra vez.

Esto fue aún más difícil que el primer mes, para ser honesta. Ver a tu pequeño gruñir y ponerse rojo debido al gas es inquietante. Todo esto continuó hasta el final del segundo meses y esto también incluyó múltiples visitas al médico, las vacunas de mi bebé, mi cuerpo en recuperación y las personas que planificaron / sugirieron cosas alrededor del bebé sin mi consentimiento. Nuevamente, el último es el peor.

Entonces, todo cambió.

De repente mi bebé comenzó a dormir por la noche y a veces, 4 horas seguidas. No todas las noches, sino una o dos veces en una semana. Al día siguiente me sentí tan increíble que quería terminar tantas cosas en la casa. Podía reírme y evitar quedarme en mi habitación todo el día. Cuanto más salía, más ganas tenía de estar viva.Y ya ni pensaba que estaba cansada de ser mamá.

A medida que pasaron más días, de repente me sentí menos angustiada. Estaba jugando con mi bebé. Le estaba cantando canciones de cuna, no solo para que se durmiera, sino solo para ver sus reacciones. Mi bebé comenzó a reconocerme desde la distancia y volvía a dormirse sin llorar.

Y los días continuaron así. Aún amamanto a mi bebé de manera efectiva de 10 a 11 horas, y con mucha paciencia superamos los días en que muestran los síntomas de un crecimiento acelerado (o brote de crecimiento). Y es que lo que realmente ha marcado un antes y un después fue el cambio en sus patrones de sueño. Esto benefició mi salud mental en gran medida.

Para entonces ya me había recuperado físicamente y el bebé que también había madurado más en sus sentidos. Ahora juego más con mi bebé y pasamos menos tiempo descubriendo nuevos problemas.

-27%
-20%
-14%

Revista ABC del Bebé

Entrega de 1 a 3 días hábiles
$9,900
Tienda:  Tubevi
4.1 de 5
-30%
ENVÍO GRATIS
-30%
ENVÍO GRATIS

Un buen día, mientras estaba sentada afuera disfrutando del hermoso clima, empecé a pensar en cuánto habían cambiado las cosas de un momento a otro. Fue entonces que me sentí orgullosa de haber criado a mi hijo como lo he hecho, a pesar de todas las dificultades.

Mi consejo para cualquier mujer cansada de ser mamá

El mejor consejo que doy a las nuevas mamás sería pasar el rato allí. Pasará pronto. No hay forma de escapar del estrés, pero puedes hacer clic en muchas fotos mientras tanto. No te arrepientas de dar por sentado ninguno de los momentos memorables del bebé mientras estas estresada.

Te aseguro que cuando el bebé comience a reconocerte y te sonría, olvidarás todos los dolores que has sentido. Puede que a veces te sientas como un chupete humano, pero pronto esos momentos establecerán una base para el vínculo que atesorarás durante toda la vida con tu bebé.

Habrá momentos en los que tu bebé no pedirá alimento por más horas y entonces vas a querer pasar tiempo con tu bebé, no porque tenga los senos hinchados sino porque quieres disfrutar un rato a solas con el o ella. Lo lindo es que un bebé nunca diría que no a tu regazo.

Ya mi bebé está a punto de cumplir los 4 meses y ha comenzado a reír. Y su risa se ha convertido en la mejor medicina para mi alma. Ahora me siento más confiada y realizada. Y sé que en los próximos años, hay mucho más por crecer.

Yo creceré como un mejor ser humano a medida que mi hijo también crezca.

Fuente:
From an Exhausted Woman to My Baby’s Mother – the Journey of Most Women
https://parenting.firstcry.com/articles/contribution-from-an-exhausted-woman-to-my-babys-mother-a-journey-most-women-make/

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.